domingo, 14 de marzo de 2010

La UNESCO y el Día Internacional de la Poesía

Allá por marzo del año 2000, en la ciudad de Lima, la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) proclamó el 21 de marzo como el Día Internacional de la Poesía, lanzando al mundo el siguiente comunicado:

«Es evidente que una acción mundial a favor de la poesía daría un reconocimiento y un impulso nuevo a los movimientos poéticos nacionales, regionales, e internacionales. Esta acción debería tener como objetivo principal sostener la diversidad de los idiomas a través de la expresión poética y dar a los que están amenazados la posibilidad de expresarse en sus comunidades respectivas.»

Unesco

Analizada la situación de la poesía hacia fines del siglo pasado, se consideró que en el mundo contemporáneo hay necesidades en el terreno de la estética que puede atender la poesía en la medida que se reconozca su papel social y siga siendo instrumento de despertar y de expresión de la toma de conciencia. Asimismo, se recordó que en los 20 años previos a la Conferencia existía un verdadero movimiento en pro de la poesía, habiéndose multiplicado las actividades poéticas en los distintos Estados Miembros, y así lo señalaban algunas de las consideraciones que sirvieron de base a la declaración de esta celebración:

"Se trata de una necesidad social que impulsa en particular a los jóvenes a volver a las fuentes constituyendo para ellos un medio de confrontarse consigo mismos, siendo así que el mundo exterior los atrae irresistiblemente fuera de sí mismos. Además, el poeta en su condición de persona, asume nuevas funciones, pues las veladas poéticas, en las que los propios poetas leen poemas son cada vez más apreciadas por el público".

La UNESCO consideró entonces que la poesía se hallaba en plena expansión, y que este Día podría servir de marco a las acciones y los esfuerzos que se efectúan en distintos planos para sostenerla y más concretamente al fomento de los esfuerzos de los pequeńos editores que tratan de penetrar en el mercado del libro publicando cada vez más obras de poetas jóvenes. Una acción mundial a favor de la poesía daría un reconocimiento y un impulso nuevo a los movimientos poéticos nacionales, regionales, e internacionales, y que esta acción debería tener como objetivo principal sostener la diversidad de los idiomas a través de la expresión poética y dar a los que están amenazados la posibilidad de expresarse en sus comunidades respectivas.

Se planteó el retorno a la oralidad o, dicho en otras palabras, al espectáculo vivo, pues los recitales de poesía atraían cada vez a más público, además de al restablecimiento del diálogo entre la poesía con las demás manifestaciones artísticas, como el teatro, la danza, la música, la pintura, etc., y con los temas de actualidad como la cultura de paz, la no violencia, la tolerancia, etc.

Pues bien, tras esta breve recapitulación sobre la institucionalización del Día Internacional de la Poesía, la pregunta que se nos plantea es ¿de veras era necesario que la UNESCO nos recordase la importancia de la poesía? Y, aún teniendo en cuenta estuvo bien por su parte el reconocimiento hacia esta expresión artística, ¿no llegaba éste algo tarde? Aquellos que desde siempre (mucho antes de los 20 años previos a esta conferencia y su correspondiente comunicado) han usado y disfrutado la poesía como vehículo de expresión y comunicación ¿se plantearon alguna vez celebrarla porque lo decía la UNESCO?

Os deseamos para el próximo día 21 de marzo un buen Día Internacional de la Poesía, y os animamos a que, como habéis venido haciendo desde antes de la proclamación de este día por parte de la UNESCO, y esperamos que por siempre después, hagáis de cada día el día de la poesía.

Un saludo a tod@s

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada